Dolor de oído y mandíbula: Causas y Remedios para aliviarlo

Dolor de oído y mandíbula

Muchas condiciones pueden causar dolor en la mandíbula y el oído. El dolor de oído de asocia a veces con las condiciones de la mandíbula. Debido a su proximidad, el oído y la mandíbula pueden verse afectados por la misma condición, enfermedad o lesión. La mandíbula derecha y el dolor de oído pueden ser causados por causas simples y explicables, o pueden indicar una condición subyacente grave que requiere intervención y asistencia médica. La mandíbula derecha y el dolor de oído varían de leve a severo.

Causas dolor de oído y mandíbula

Dolor de oído y mandíbula

Bloqueo de cerumen

Esto puede ocurrir cuando tu cuerpo produce demasiada cera o cuando la cera existente se atrapa muy adentro de tu canal auditivo. En algunos casos, puede no ser capaz de escuchar, pero esto suele durar hasta que el exceso de cera sea eliminado.

La articulación temporomandibular, o ATM

Es causante de un dolor en la mandíbula y en el oído. La ATM es lo que nos da la habilidad de hablar, masticar comida y bostezar. Los trastornos de la ATM causan dolor y malestar alrededor de la ATM, lo que dificulta la realización de estas simples actividades. Las posibles causas de trastornos de la ATM incluyen la osteoartritis o enfermedad degenerativa de las articulaciones, trauma de la mandíbula, como una mandíbula rota o dislocada, así como morder o crujir tus dientes.

Remedios dolor de oído y mandíbula

Dolor de oído y mandíbula

Cuando sientas dolor agudo ocasional en las articulaciones de la mandíbula, aplica un par de bolsas o toallas con hielo en su interior. El frío adormece tus nervios que se encargan de enviar el dolor a tu cerebro.

Masajea las áreas de alrededor de tus mandíbulas para aliviar la tensión muscular y ayudar a mejorar el flujo sanguíneo en el área.

Si te sientas la mayor parte del día, recuerda sentarte derecho en lugar de estar inclinado hacia adelante.

Trata de mantenerte alejado de los alimentos crujientes, como las manzanas, zanahorias o la carne seca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *