Dolor de garganta en niños: Causas y Remedios para aliviarlo

Sin duda, el dolor de garganta es uno de los síntomas más molestos, y esto en especial para los niños; siendo este dolor un síntoma de algunas enfermedades virales como el resfriado. En estos casos en que son los niños quien padece esta sintomatología podemos valernos de algunos remedios caseros que han demostrado ser mucho más eficaces que alguno medicamente, que no ayudan en absoluto a eliminar el dolor de garganta.

Causas dolor de garganta en niños

Dolor de garganta en niños.

Infecciones bacterianas

Como se mencionó anteriormente una de las causas más comunes para padecer dolor de garganta es el estar enfermos de resfriado, sin embargo, también es posible que debido a alguna infección bacteriana estemos padeciendo de este dolor de garganta.

Irritación

Otra de las razones comunes es irritación, esta generalmente causada por estar expuestos durante largos periodos de tiempo a aire frio y seco; esta clase de dolor de garganta es uno de los que más molestias causa porque es irritación en la mucosa.

Remedios del dolor de garganta en niños

Dolor de garganta en niños.

Ahora pasemos a analizar algunos remedios caseros que son muy efectivos para poder eliminar las molestias en los niños.

Infusiones de manzanilla

El primer consejo es mantener el cuello del niño a una temperatura más cálida de lo que está el ambiente, esto se puede conseguir mediante preparar una infusión de manzanilla; luego humedecer un paño con esta infusión y colocarla alrededor del cuello del infante. Esto va a calmar los dolores.

Gargaras

El segundo remedio natural es realizar una mezcla de pimienta roja, una cucharadita, en un vaso de agua que este templado; luego de hacer esta mezcla ya podemos proceder a realizar gárgaras, estas se deben realizar periódicamente con la finalidad de que surtan mejor efecto.

El ultimo remedio que mencionaremos es una mezcla con la que el niño puede hacer gárgaras, o bien beber. Esta mezcla es de un vaso de agua tibia, a la cual se le agrega el zumo de un limón y una cucharada de miel.

Deja un comentario